Indígenas

2 de cada 3 hogares indígenas se establecen en zona rural, mientras que esto ocurre para 1 de cada 3 hogares en la población total.

Continúa confirmándose que los hogares mexicanos con jefes de familia pertenecientes a un grupo o comunidad indígena se establecen preponderantemente en regiones de tipo rural. No obstante lo anterior, cabe señalar que actualmente cerca de un 40% de los jefes de familia indígenas vive en regiones urbanas (en comparación con el 70% poblacional). Lo anterior podría estar indicando la tendencia creciente del desplazamiento de estas comunidades a centros económicos y demográficos más urbanizados.

Cerca del 50% de los jefes de familia indígenas se encuentra empleado en el sector público o privado. Esto ocurría sólo con el 35% de sus padres.

Acompañando los patrones de asentamiento hacia las ciudades y zonas urbanas descritas en la gráfica anterior, más del 45% de los jefes de familia indígena se desempeñan y se han incorporado a ocupaciones y actividades formales y establecidas ya sea dentro del sector empleado público, privado o en la construcción (Para la generación de los padres indígenas, el porcentaje era cercano al 35%). Cabe mencionar que las comunidades indígenas siguen desempeñándose mayormente (51%) como empleadores o trabajadores independientes o por cuenta propia ya sea en actividades relacionadas al campo o aquéllas producto de su autoctonía (en el caso de los padres, la proporción era de 65%).

La presencia de enseres y servicios en hogares con jefes de familia indígena sobrepasa en todos los casos a aquéllos con los que contaban sus hogares cuando eran niños. Esta proporción está por debajo de la población total.

Los hogares actuales con jefe de familia indígenas tienen servicios de primera necesidad en niveles cercanos al resto de los hogares mexicanos. El abasto eléctrico (que viene acompañado por los televisores, que han pasado a ocupar una posición de primera necesidad dentro de los hogares de grupos indígenas) alcanza el 94% (y casi un 80% para el caso de los televisores). Adicionalmente, para la generación de los padres indígenas el porcentaje de hogares que contaban con electricidad era menor al 40% (y al 20% en el caso de los televisores). Este avance podría ser resultado de las políticas públicas enfocadas al desarrollo y mejora de estas comunidades, así como también al paulatino y constante desplazamiento de los hogares indígenas hacia zonas más urbanizadas.