Migrantes

Casi un 80% de los mexicanos ha migrado al menos una vez.

Aproximadamente un 80% de los encuestados ha migrado por lo menos una vez a lo largo de su vida dentro o fuera del país; la parte restante permanece en su lugar de origen. Migración para efectos de este estudio se considera el haber vivido por lo menos un mes fuera del lugar de origen. Puede suponerse que una buena parte de quienes migraron lo hicieron de comunidades rurales a comunidades urbanas. Alrededor de un 14% de ellos lo ha hecho a otros países. En el caso de la migración dentro del territorio nacional, este concepto es importante desde el punto de vista de eficiencia económica pues denota la flexibilidad geográfica del mercado de trabajo, lo que en principio permite ubicar a la fuerza laboral en dónde mejor produce o dónde puede recibir una mejor remuneración.

Los mexicanos que migran hacia EUA en la actualidad cruzan la frontera con menor frecuencia que sus padres.

La migración por causas económicas hacia EUA ha cobrado cada vez más importancia en términos culturales, económicos familiares, económicos para el país y en las relaciones internacionales. Esta migración en algunos casos puede tratarse de “ida y vuelta”, únicamente a trabajar (flujo que terminó por causa de las deportaciones), y puede repetirse. En la generación actual muchas más personas han cruzado la frontera por lo menos una vez, lo cual puede hablar de la búsqueda de una solución para la mala situación económica de parte de quien migra o de su familia. Del mismo modo, se puede apreciar que entre los padres de los encuestados fue más frecuente la migración repetida, de hasta seis o más veces, lo cual puede haber estado asociado: a los programas de trabajo agrícola temporal que EUA patrocinó entre los años 1940 y 1960; a la reciente política restrictiva de los estadounidenses para aceptar migrantes, ya sean documentados o indocumentados; o, bien que la migración de generaciones recientes se caracterice por ser “sólo de ida”. Esto es, que se establecen permanentemente en los EUA y no retornan a territorio mexicano.

4 de cada 5 mexicanos que migran a EUA ganan menos de 7,000 pesos mensuales; sin embargo la proporción de migrantes es similar en los distintos niveles de ingreso.

La gráfica muestra la concentración de mexicanos que migran a los EUA en las familias con menor nivel de ingreso.  Cerca del 82% de los jefes de familia que han migrado por lo menos una vez, encabezan hogares con ingreso mensual menor a 7,000 pesos.  Los mexicanos que migran a los EUA buscan incrementar su nivel de ingreso mediante las oportunidades y el diferencial de salarios que presenta dicho país. La distribución de migrantes refleja también la distribución de la población por nivel de ingreso. Quizás lo que más sorprenda es que el patrón de migración es bastante homogéneo por nivel de salarios. Es decir, no sólo los pobres emigran, sino también los mexicanos de clase media y de clase media alta, en una proporción semejante a los más pobres.

¿Consumo o inversión?: La mitad de los recursos que envían los migrantes desde EUA a México son utilizados por sus familias para comer o pagar la renta.

La mejoría económica o la falta de perspectivas de empleo remunerador son seguramente el principal detonante para la migración hacia EUA. En México, los ingresos de divisas enviadas por los migrantes son de gran importancia tanto para el país por los ingresos de divisas, como para algunas comunidades que a través de apoyos de los migrantes y de programas gubernamentales compartidos mejoran su infraestructura. A título familiar, los recursos que provienen de sus miembros en el extranjero se destinan primordialmente al consumo, un 67%, mientras que el 33% restante se destinan a actividades o bienes de inversión de las familias receptoras de remesas. Incluso, para muchas de las familias con migrantes en EUA, los recursos que reciben por esta vía representan una alta proporción de sus ingresos líquidos familiares. Para el conjunto de las familias con miembros en los EUA, 6 de cada 10 pesos de remesas se utilizan para comer, pagar la renta o pagar deuda.