Movilidad y educación

El nivel educativo de los hijos ha superado significativamente al de los padres.

Se presenta el logro educacional de los mexicanos de entre 30 y 64 años de edad, el de sus padres y de madres, utilizando seis categorías educacionales: aquéllos sin educación, con primaria incompleta, con primaria completa, con secundaria, con preparatoria y con educación superior. Destaca la significativa expansión educacional en México durante los últimos años, impulsada principalmente por el crecimiento de la educación obligatoria. Especialmente significativo es la disminución de individuos sin ninguna educación formal. Así también, encontramos que a partir del nivel de secundaria los encuestados han sobrepasado significativamente el nivel de escolaridad alcanzado por sus padres.

Las nuevas generaciones han superado el nivel educativo de sus predecesoras, la única excepción se presenta en educación superior.

La gráfica muestra el logro educativo de las distintas generaciones de mexicanos nacidos entre 1942 y 1976. Para facilitar la comparación, se presenta el porcentaje de cada cohorte que ha completado al menos cada uno de los niveles educativos. La principal conclusión es que la expansión educacional fue muy pronunciada para los mexicanos entre 45 y 64 años de edad hasta el nivel preparatoria. Después sigue un cierto estancamiento y de hecho existe un pequeño retroceso en el porcentaje de las dos generaciones más jóvenes para acceder a la educación superior. Aquellos encuestados de entre 45 y 55 años de edad tuvieron las mejores posibilidades de avanzar en su nivel educativo.

Tres de cada cuatro mexicanos cuyos padres completaron únicamente la primaria obtuvieron un grado superior al de ellos.

La gráfica presenta la distribución del logro educacional de los hijos para cada categoría educacional de los padres. La tabla evidencia la enorme movilidad educacional experimentada por los mexicanos. Entre los hijos de padres que sólo accedieron a la primaria incompleta, un 69% al menos completó la primaria, y un 20% tiene al menos preparatoria. Por otra parte, el 70% de los hijos cuyos padres tenían educación superior también llegaron a ese nivel más alto.

Casi 40% de los encuestados sólo alcanzan la primaria. Éstos suelen tener un salario familiar de $4,100 pesos.

La mediana del salario en el hogar de aquéllos encuestados sin estudios (6.7%) es menor a tres mil pesos. El completar secundaria y preparatoria no se traduce en una mejoría notable en el nivel de ingresos del hogar. No así en el caso de incursionar o completar algún nivel o grado de licenciatura/normal (nivel medio de ingresos en el hogar: $13,870) yo algún postgrado (nivel medio de ingresos: $51,891).La gráfica muestra la estrecha relación que existe entre el nivel de estudios del encuestado, particularmente cuando es posterior a la preparatoria, y un mayor nivel de ingresos del núcleo familiar.